Dehesas de Extremadura

El termino dehesa procede del castellano “defensa”, que hace referencia al terreno acotado al libre pastoreo de los ganados trashumantes mesteños que recorrían el sur-oeste español, y que data de épocas remotas.

Los romanos eran expertos ganaderos de la dehesa, así como elaboradores de perniles conservados en sal. Esta tradición se ha mantenido a lo largo de la historia, conservando y mejorando una raza que constituye un autentico tesoro genético, el cerdo ibérico. Un animal perfectamente adaptado al ecosistema de la Dehesa, que obra el milagro, gracias a su privilegiado metabolismo, que le permite transformar los pastos y las bellotas de los que se alimenta en uno de los productos naturales más sanos y exquisitos que puedan apreciarse: el jamón ibérico de bellota, que aparte de ser un alimento sano y un manjar gastronómico, es uno de los máximos exponentes del saber hacer, de la tradición y la alegría de vivir.

Las dehesas en España

En España hay cerca de 2 millones de hectáreas (ha) de bosque de encinas, el mayor de Europa. Y en esa combinación privilegiada de encinar y pastos que es el ecosistema de la dehesa, las dos principales extensiones del bosque de encinas (y en menor proporción de alcornoques y olivos) y, por tanto de dehesa arbolada, están en:

  • Extremadura con cerca de 1.000.000 de ha de encinas
  • Andalucía con más de 450.000 de ha de encinas
  • El resto se reparten entre Castilla-La Mancha y Castilla León (sobre todo en Salamanca).

Fauna y flora de las dehesas

La dehesa arbolada en esas vastas, onduladas y hermosas extensiones de tierra, es un ecosistema perfecto y completo. Un ecosistema en que forman una unidad la vegetación de los pastos, la flora, los árboles y toda clase de vida animal: insectos, pájaros, animales silvestres y animales domésticos. Esa harmonía se hace visible para quien ha visto un venado comiendo en un pastizal entre encinas, un jabalí en el monte, una piara de cochinos en la época de la montanera aprovechando la bellota madura, o una punta de vacas Retintas andando, lentas, majestuosas en un alcornocal con la corcha recién sacada que, al pronto, puede dar la impresión de que es el árbol el que ha echado a andar.

Hablamos de inmensas extensiones de terreno, pobladas de encinas, alcornoques y olivos, sobre una alfombra de hierbas silvestres, jara y romero, donde el único signo de vida humana es la presencia de cortijos en la lejanía. Es el hábitat del cerdo ibérico, que permanece en montanera -es decir, pastando en libertad bellotas y hierbas silvestres- entre el mes de octubre y el comienzo de la primavera.

Pero también lo es del ganado ovino y vacuno, herencia de una tradición que se remonta a la Antigüedad, pues los romanos ya eran hábiles aprovechando la dehesa. Es fácil avistar aquí especies silvestres como cigüeñas, buitres, águilas, ciervos y jabalíes.

Especies ganaderas (cerdo ibérico, oveja merina, vacuno retinto….) y fauna silvestre (águila real, águila imperial, nutria, jabalí, ciervo, …) encuentran en la dehesa un auténtico refugio natural que no ha variando con el paso de los siglos. Un sistema agroforestal, que permite una explotación equilibrada y no abusiva de los recursos naturales.

D.O.P Dehesa de Extremadura

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen “Dehesa de Extremadura” data de la primavera de 1990 ( D.O.E. 30/05/1990), siendo ratificado por el Ministerio de Agricultura posteriormente (B.O.E. 02/07/1990)

La Unión Europea reconoció en Junio de 1996 a Dehesa de Extremadura como Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) avalando de esta forma a nivel comunitario el prestigio y la calidad de los jamones y paletas ibéricas acogidas por dicho Consejo Regulador.

La D.O.P. «Dehesa de Extremadura» ha desarrollado una labor constante de mejora y supervisión de los productos ibéricos acogidos a la misma, a fin de garantizar al consumidor que cuando adquiere un jamón o paleta con su etiqueta de certificación, está adquiriendo un producto natural  acorde a las máximas exigéncias de calidad.

La certificación de un producto implica un trabajo integral desde el inicio hasta el final:

  • empezando por el control del cerdo en las dehesas
  • la identificación de las piezas en matadero
  • la realización de auditorías en el secadero y bodega
  • y finalizando con el control del producto final que se certifica con la colocación de la contraetiqueta del Consejo.

Todos estos pasos (cerdo a cerdo, pieza a pieza) son realizados por los inspectores de los servicios técnicos del Consejo Regulador, avalando así un sistema de control estricto con una trazabilidad garantizada. Es indispensable que, tanto la explotación como el matadero, y secadero/bodega estén ubicados en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Al consumir un jamón con Denominación de Origen “Dehesa de Extremadura“, además de degustar un alimento sano, estamos colaborando con la conservación del medio ambiente de un ecosistema único en el mundo: LA DEHESA.

No te pierdas…

Para profundizar en las diferentes razas de cerdos encontrareis este articulo. También os recomendamos también nuestra guia sobre las tiendas online de productos ibéricos para descubrir donde comprar los mejores productos online en Internet,  así como la de Como cortar un jamón para que aquellos que tengan la suerte de poder disfrutarlo, le saquen el máximo provecho.

Y si quereis más información sobre las Dehesas de Extremadura, os interesará este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 2 =